69 niñas al día fueron embarazadas en 2015

Por José Mejía | 11 de julio de 2016

El Ministerio de Salud (MINSAL) y el Fondo de Población de las Naciones (UNFPA) presentaron el mapa de embarazos en niñas y adolescentes en El Salvador del 2015, el cual señala que un promedio de 1,500 niñas entre 10 y 14 años fueron embarazadas el año pasado. Además, cada día de ese año quedaron embarazadas 69 niñas, es decir, tres embarazos por cada hora, en adolescentes entre 10 y 19 años.

Hugo

Hugo González, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), señaló que este diagnóstico quiere resaltar la importancia de los derechos de las niñas, sobre todo las menores de 14 años que están siendo embarazadas, muchas de ellas sin desearlo.

“Lo que significa derechos lesionados en función de lo que desean como proyecto de vida, oportunidades perdidas que como país se están diezmando al no darles la oportunidad a las niñas de lograr potenciar todas sus habilidades y actitudes para contribuir al desarrollo económico y social del país”, expresó González.

“El hecho que una niña salga embarazada a temprana edad tiene, no solo un riesgo biológico para ella y para el bebé en crecimiento, sino que implica que no se pueda aprovechar el potencial de esa niña en el desarrollo del país”, aseguró el representante del UNFPA.

Según datos del UNFPA, tres de cada cuatro niñas que salen embarazas antes de ser adultas dejan de estudiar, dejando de ser parte del desarrollo del país. Por su parte, el MINSAL, señaló que el año 2015 hubo alrededor de 13,124 niñas que salieron embarazadas.

Los municipios que el informe reveló tienen las tasas más altas son: Mercedes de la Ceiba (La Paz), Cinquera (Cuscatlán), San Agustín (Usulután), Arambala y Torola (ambos en Morazán).

El UNFPA hizo la invitación a los diversos actores sociales a invertir en niñas y adolescentes, posibilitando contextos en los cuales la prevención del embarazo a temprana edad pueda ser posible.

También recalcó que esa no es una tarea exclusiva del Gobierno a través del MINSAL, sino también de los medios de comunicación, agencias de cooperación, sector privado, sector religioso que pueden ser parte de la solución.

“La responsabilidad inicia en los contextos familiares, luego si no hay diálogos positivos entre padres/tutores e hijas entonces vienen las instituciones del Estado a reforzar esa responsabilidad”, señaló González.

Por su parte, la ministra de Salud, Violeta Menjívar, afirmó que “hay avances importantes para prevenir y atender los embarazos, pero hay un camino todavía muy largo por recorrer para prevenir el embarazo adolescente”.

También increpó que “los embarazos en niñas de entre 10 y 14 años sin lugar a dudas constituyen un delito para quién las embarazó, no se puede decir de otra manera”. El año pasado el MINSAL registró cerca de 1,500 niñas embarazadas de entre las referidas edades,

“Teóricamente hay 1,500 personas violadoras que llamamos muy encarecidamente al sistema de justicia que ponga mano en esta situación”, señaló la Ministra.

“No es posible que solo se persiga (a una mujer) porque quiera interrumpir el embarazo y no se persiga a las personas a quien las embarazó, que usualmente es un familiar o un amigo de la familia (…) si no entramos al tema de la justicia, por mucho que queramos hacer no vamos a tener avances”, sentenció Menjívar.

El UNFPA reconoció los esfuerzos que El Salvador está haciendo en el afán de atender y proteger a las niñas y adolescentes que han tenido que enfrentar un embarazo temprano, creando la Política Nacional de Salud Sexual y Reproductiva, así como los Servicios Amigables de Salud para Adolescentes y Jóvenes, incorporando también la Educación Integral para la Sexualidad (EIS) en la currícula nacional y creando el Plan Nacional de Educación El Salvador Educado, en el que se incluyen algunos elementos para la prevención del embarazo adolescente a través de la EIS y la mejora de condiciones para que las niñas y adolescentes, que han pasado por la experiencia del embarazo, se mantengan en la escuela.

Con estos datos se revela una “fotografía” que detalla el registro por parte del MINSAL de embarazos en niñas y adolescentes en los 262 municipios que conforman el territorio salvadoreño. Además el informe contiene información contrastada con el Ministerio de Educación, el Instituto de Medicina Legal (IML) y la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC).

El objetivo es que este mapa de embarazo sirva a los tomadores de decisiones, por lo que la ministra de Salud invitó al sistema de justicia y a la Fiscalía a involucrarse y hacer las reformas pertinentes para eliminar este problema de la sociedad. Dijeron confiar que del estudio puedan surgir iniciativas en la Asamblea Legislativa para eliminar los matrimonios infantiles en El Salvador.

Otros datos que revela este informe es que por lo regular las niñas son embarazadas por un hombre mayor, en muchos casos por un familiar o un conocido de la familia, donde generalmente media la violencia sexual. Al embarazarse el 80% de las niñas pierden su formación educativa y luego terminan realizando tareas domésticas para quien las embarazó y teniendo más hijos.

Por dicha razón también pidió a los legisladores revisar y eliminar la legalidad de los matrimonios infantiles, que han sido prohibidos y penados en otros países.



Suscríbete y recibe en tu correo electrónico las últimas noticias que acontecen en el portal de Gobierno Abierto