Cine de 1967 será convertido en espacio de convivencia para la comunidad

Por Henry Flores | 16 de febrero de 2017

El gobierno a través de varias instituciones trabaja para que el cine histórico de Acajutla sea el punto de partida para encuentros de participación entre la comunidad. Olvidado por administraciones gubernamentales anteriores, este lugar será readecuado para que jóvenes, adultos, mujeres y niños participen activamente en propuestas para una mejor sociedad.

 mg 9925

CINEMAR en Acajutla fue construido en 1967 y funcionó por varios años como un centro de encuentro donde llegaban las familias de esa ciudad a ver teatro y películas. Tras décadas de olvido, el gobierno quiere darle nuevo rostro activando la nueva Casa de la Cultura y la Convivencia con un enfoque de participación en la comunidad.

Lidian Nereyda Navarrete es la presidenta del Comité de Apoyo de la Casa de la Cultura, y cuando se dio cuenta del inicio del proyecto para revitalizar el cine empezó a reunir amigos y amigas para que se integren al comité, pues considera que no es una tarea no solo del gobierno sino de la comunidad.

“Es un sueño, hay una carpeta virtual que hicieron unos arquitectos, el CINEMAR es algo trascendental porque lo hemos vivido, somos acajutlenses, hemos crecido y envejecido aquí pero no hemos logrado que el cine sea un verdadero patrimonio, necesitamos una mejora, queremos que nuestros niños lo vean como un anfiteatro”, dijo la señora Navarrete.

A un extremo del cine funciona desde 1996 la Casa de la Cultura. Su directora cuenta que el espacio de la infraestructura actualmente no es utilizado con regularidad porque hay grietas en el techo que se ha convertido en nido de palomas y de otros animales, aunque con frecuencia se hace limpieza. Por ello piden que se le ponga mano de obra y se le hagan mejoras.

“La Casa de la Cultura tiene más de 30 años y funciona en el cine desde 1996. El local es del Ministerio de Gobernación, es por esa razón que la Casa no tiene un lugar propio, aunque hoy el cine lo tiene en comodato la alcaldía municipal”, contó la directora Marta Celina Hernández.

En el año 2000, el gobierno de Francisco Flores dio en comodato el cine a la Alcaldía y algunos privados la ocuparon para poner negocios en la entrada. El comodato estipulaba que se ocuparía con fines culturales y es por eso que se le dio un espacio a la Casa de la Cultura.

“Oficinas olvidadas frente al cine serán convertidas en tiendas de productos artesanales, tenemos la idea que se hagan murales, que los dueños de estos espacios puedan comercializar y exponer productos que se hacen localmente”, afirmó Héctor Rodríguez, experto en participación ciudadana de la Secretaría de Participación y Transparencia.

 

Un nuevo espacio de participación

La Secretaría de Participación y la Secretaría de Cultura se reunieron con el comité de apoyo de la Casa de la Cultura y con otras autoridades de gobierno para llegar a un acuerdo y revitalizar este espacio para convertirlo en un verdadero espacio de convivencia, donde los jóvenes puedan integrarse a grupos y talleres culturales, aprendizaje de oficios, practica de deporte e intercambios.

Según afirmaron algunos lugareños, en Acajutla opera una pandilla y los problemas en la localidad radican en el tráfico de droga, trata de menores y mujeres, así como embarazos precoces, por lo que el apoyo de las instituciones gubernamentales motivará un cambio de rumbo.

Miguel Eduardo Sánchez tiene 22 años y lleva seis años apoyando como voluntario en la Casa de la Cultura, es miembro de un grupo de batucada y consideró que espacios de apoyo a los jóvenes sirven para la educación y disminución de la violencia.

Por su liderazgo, Eduardo será nombrado director de la nueva Casa de la Cultura y Convivencia y entre sus aspiraciones está contribuir a que el cine construido en la década de las sesenta se convierta en un teatro multiusos, moderno, donde lleguen las familias de Acajutla y turistas nacionales.



Suscríbete y recibe en tu correo electrónico las últimas noticias que acontecen en el portal de Gobierno Abierto