Director IDHUCA: con negación de información “cultura autoritaria pervive en el presente”

Por José Mejía | 13 de noviembre de 2017

El director del Instituto de Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA), José María Tojeira, afirmó en el Encuentro de la Red de Transparencia y Acceso a la Información Pública (RTA), que en el esfuerzo de mejorar el acceso a la información debe existir “un compromiso de conocer la verdad y la justicia defendiendo a las víctimas de violaciones de derechos humanos”, especialmente y también en otros casos.

Img 6578

Añadió que, como parte del debate sobre el impacto del derecho de acceso a la información pública en temas de derechos humanos, ha habido progresos importantes para cambiar la cultura autoritaria de ocultar los crímenes del pasado, así como la corrupción del presente, pero la institucionalidad todavía puede mejorar rompiendo la tradición de bloquear el acceso a la información pública.

Para Tojeira, El Salvador viene, como muchos países de América Latina y otras partes, “de una tradición autoritaria que ha puesto el poder y el abuso de poder por encima de cualquier otro valor. En ese sentido, las violaciones a los derechos humanos en el pasado han sido múltiples, la corrupción ha sido muy abundante heredando mucho de esa cultura autoritaria a los liderazgos actuales de nuestro país y a veces dentro de la misma cultura popular”.

El jesuita, criticó que en algunas situaciones de la coyuntura nacional “aún se percibe ese espíritu de autoritarismo histórico que permanece entre nosotros, no solo en las figuras políticas sino también en otros poderes como el económico, donde uno de los representantes de su principal centro de pensamiento (FUSADES) ha dicho que es lo mismo invertir el dinero en las Bermuda que en El Salvador”.

“Evidentemente, eso solo se puede decir desde una concepción autoritaria del poder terriblemente fuerte y dura”, increpó Tojeira.

Al mismo tiempo señaló que el país también se ha distinguido por el afán de verdad con personas que han luchado hasta arriesgar y dar su vida por este objetivo. Tal es el caso de Monseñor Romero y los valores que transmitió a lo largo de su misión.

Según el director del IDHUCA, en el pasado, PROBUSQUEDA, que se dedicaba al rescate de niños desaparecidos y que promovía el reencuentro con sus familiares, hizo esfuerzos intensos en ese sentido y “el Estado no colaboró absolutamente en nada con esta institución; hasta que se aprobó y entró en vigencia la Ley de Acceso a la Información Pública se tuvo acceso a datos impresionantes como que un notario cuyo protocolo estaba registrado en las oficinas de la Corte Suprema de Justicia había autorizado 500 adopciones de niños en un solo año, dato que deja con claridad la corrupción y la terrible violencia contra los niños y niñas”.

Para Tojeira el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), junto con la Procuraduría de Derechos Humanos son las instituciones que tienen más contrapeso del poder que cualquier otro tipo de los poderes oficiales, actualmente.

El director del IDHUCA añadió que algunas sombras que quedan de una tradición de cultura autoritaria siguen dentro de la Fuerza Armada.

“Cada vez que se pide información sobre violaciones a los derechos humanos siempre dice que no hay, no encontramos”, aseguró Tojeira comentando una experiencia de solicitud de información a la institución castrense referente al asesinato de los  sacerdotes jesuitas en la UCA durante el conflicto armado que nunca se les entregó argumentando que no existe la información.

También abordó el tema y cuestionó la actuación de la misma Sala de lo Constitucional y Corte Suprema de Justicia “quienes muestran con frecuencia su negativa a solicitudes de acceso a información y esta última sentencia que acaba de dar la Sala restringiendo el derecho de acceso a la información me parece peligrosa y abona a esta cultura autoritaria que debemos vencer entre todos”.

Cuestionó: “¿Quién decide que una información es superflua? No se dice. Si la institución a la que se solicite la información va a decir que no están registradas en actas las cosas, es la disculpa más rápida para negar información, de igual forma que se les pida ordenar la información”.

Finalizó señalando que una sentencia diga y se excuse para no dar información porque están pidiendo ordenar información puede ser sumamente peligroso sugiriendo que el acceso información y a la verdad impide que se haga la trampa, tal y como antes sucedía.



Suscríbete y recibe en tu correo electrónico las últimas noticias que acontecen en el portal de Gobierno Abierto