Luego de varios meses, Cámara admite demanda por corrupción contra exfiscal Martínez

Por Redacción | 10 de enero de 2018

La Cámara, luego de realizar el respectivo examen de admisibilidad sobre la demanda presentada por la Fiscalía en julio de 2017 por presunto enriquecimiento ilícito, determinó que cumple las formalidades requeridas por la ley para iniciar el proceso judicial contra el exfiscal general, Luis Martínez.

Compartir
Exfiscal mart%c3%adnez

La Cámara de lo Penal de la Cuarta sección del centro de Santa Tecla dio por admitida la demanda civil presentada por la Fiscalía General de la República (FGR) contra el exfiscal General, Luis Martínez, su esposa Carla Francesca García Rossi de Martínez y su hijo Luis Carlos Martínez García.

Según un comunicado del Centro Judicial, el Tribunal también ratificó las medidas cautelares adoptadas por la Corte Pleno, mediante la resolución pronunciada en noviembre de 2016 que consisten en la inmovilización de cuentas de ahorro y la restricción de transferencia de varios vehículos automotores y la anotación preventiva de varios inmuebles ubicados en diferentes zonas del país, para lo cual la Cámara libero los oficios correspondientes para mantener las medidas cautelares que fueron adoptadas hace más de un año.

En este caso, la demanda civil por enriquecimiento ilícito contra el exfiscal Martínez, su esposa y su hijo es por un monto de $486,213.80. Este proceso judicial inició en enero de 2017, luego que la Corte Suprema de Justicia informó a la Cámara de la Cuarta Sección del centro de Santa Tecla sobre los hallazgos señalados en el informe de probidad, dando paso para que Fiscalía presentara la demanda civil en su contra.

Fue por unanimidad de votos, que el pleno de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ordenó el pasado 29 de noviembre de 2016, la apertura de un juicio civil por enriquecimiento ilícito contra Martínez, debido a que no pudo justificar $486,213.80 existentes en su patrimonio familiar, según el informe de la auditoría hecha por la Sección de Probidad, de la CSJ