Observatorio ciudadano transparentará trabajo de los jueces

Por José Mejía | 25 de julio de 2017

Iniciativa Social para la Democracia (ISD), a través de su “Observatorio Ciudadano de Transparencia”, implementará la “Veeduría Judicial”, que es un mecanismo para desarrollar un monitoreo periódico a la transparencia en la gestión del Órgano Judicial, con el fin de aumentar el acceso a la información pública y la rendición de cuentas del trabajo que realizan los jueces en su misión de aplicar la justicia.

Img 0484

El coordinador del área de transparencia y anticorrupción de ISD, Óscar Campos, dijo que la “Veeduría Judicial” --término acuñado para fiscalizar el proceder ético de los jueces en el sistema judicial-- surge en el marco de la Convención Interamericana contra la Corrupción de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde se estableció la participación ciudadana como un elemento clave para ayudar a prevenir y a combatir dicho fenómeno en las instituciones públicas.

En ese marco y como parte de la experiencia que ISD tuvo como querellante en el proceso judicial por presuntos actos de corrupción contra el expresidente Francisco Flores y donde se logró que el caso no se perdiera, señalando irregularidades y suspendiendo incluso a jueces como Italmir Orellana, entonces era necesario establecer una figura que ayudara a transparentar la aplicación de la administración de justicia en la Fiscalía General de la República (FGR) o en los tribunales de justicia.

En ese sentido, la “Veeduría Judicial” es una herramienta válida que permite ejercer control social sin ser parte del proceso como querella, pero que permite solicitar información sin necesariamente ser abogado, pero con un grado de conocimiento en justicia penal, afirma Campos.

Para ISD, muchos de los casos sobre posible corrupción y malas gestiones públicas que se han judicializado han copado los titulares noticiosos de diferentes medios de comunicación, despertando el interés de la ciudadanía por obtener información clara, objetiva e independiente que les permita conocer los elementos más importantes y relevantes de los procesos que se ventilan en los tribunales de justicia, para hacer sus propias valoraciones de una manera más concreta y con un lenguaje más entendible.

Algunos de estos procesos están revestidos de una fuerte presión mediática que afecta a los operadores del sistema de justicia, pues las decisiones que tomen pueden verse en alguna medida influenciadas o viciadas dado la fuerte injerencia mediática que recae sobre los involucrados por parte de los medios de comunicación y otros actores, poniendo en riesgo la independencia judicial, el respeto al debido proceso y las garantías procesales de las partes.

En Colombia y en otros países de Suramérica, la veeduría ciudadana ha logrado señalar irregularidades en el Órgano de Justicia por casos de corrupción, por ejemplo, identificando a poderes económicos o fácticos que han intentado influenciar las decisiones de los jueces.

“Lo que queremos es garantizar la independencia de los jueces, acuerparlos en aquellos casos que estén actuando apegados a derecho y denunciar si en algún momento están siendo víctimas de presión o ya son parte de un hecho delictivo por haber aceptado una dádiva para favorecer o no a alguien”, afirmó Campos.

El proyecto de “Veeduría Judicial” realizará una observación técnica parecida a la labor de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, solo que desde la óptica ciudadana para tener acceso a las diferentes etapas del proceso judicial --en este caso solicitará estar presente en la etapa de vista pública-- en la cual no se buscará ningún tipo de intervención ni injerencia.

También se solicitará acceso a la información sin ninguna atadura --porque por regla general los juicios son públicos-- de los juicios penales y la veracidad de la misma, garantizando el debido proceso en las actuaciones judiciales, promoviendo la eficiencia y la eficacia de la rama judicial en el país.

Posteriormente se elaborarán informes, valoraciones y opiniones jurídicas sobre las actuaciones de las partes involucradas. De encontrarse irregularidades, ya sea por presiones mediáticas, políticas o de otros intereses que pongan en riesgo la objetividad e imparcialidad del caso, se realizarán las denuncias respectivas ante las autoridades pertinentes para su investigación, judicialización y sanción.

En los procesos donde la defensa de los imputados pide la reserva y el juez accede a la petición, la veeduría sería difícil aplicarla, por eso ISD evalúa cuáles serían los casos piloto y si se podría aplicarla esta contraloría ciudadana en algunos de extinción de dominio que se han iniciado.

Para ISD también sería viable aplicar la herramienta propuesta es en el caso del “troll center” o “caso del meme”, donde hay una presión mediática de un medio de comunicación a favor de las supuestas víctimas.

La “Veeduría Judicial”, también podría confirmar el señalamiento de distintos sectores de la sociedad que piden una depuración en el sistema de justica y que hay algunos jueces que no están cumpliendo con su labor, que deben ser reportados a la unidad de investigación judicial o incluso ser suspendidos temporal o definitivamente de sus funciones, como ya se dio puntualmente cuando la FGR determinó que algunos aplicadores de justicia favorecían con sus decisiones a imputados y que terminaron siendo suspendidos y procesados como el juez Noveno de Paz, Romeo Aurora Giammattei.



Suscríbete y recibe en tu correo electrónico las últimas noticias que acontecen en el portal de Gobierno Abierto