Plaza de la Transparencia resalta el valor de la honradez

Por Redacción | 07 de noviembre de 2017

La Plaza retoma la historia y la figura de “El Principito”, cuyo mensaje primordial se basa en la inocencia y la pureza de los niños, con un corazón fiel, limpio y totalmente transparente. Dentro de la obra se tienen diversos componentes que unificados buscan crear el mundo literario creado por el escritor francés Antoine de Saint-Exupéry.

Plaza transparencia el principito

El Ministerio de Obras Públicas (MOP) inauguró este fin de semana la Plaza de la Transparencia, ubicada en el Boulevard Monseñor Óscar Arnulfo Romero, e inspirada en la obra “El Principito” del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry.

Gerson Martínez, entonces ministro de Obras Públicas, afirmó que el mensaje que se transmite con esta infraestructura es el de los principios, los valores y la honradez.

Martínez indicó que la plaza también es un recordatorio que siempre existe una eterna lucha entre el “principito” y el “príncipe”, porque el primero representa la inocencia, la nobleza y la transparencia, mientras, el segundo, muestra lo contrario.

 

“Los servidores públicos deben definirse de qué lado están del lado de Maquiavelo (autor de El Príncipe) o del lado de la honradez. Tú tienes que definirte en la vida”, expresó el quien hasta el uno de noviembre fungió de titular de MOP.

La Plaza a La Transparencia, se construyó en un área de 9,500 metros cuadrados, incluye un estacionamiento de 2,400 metros cuadrados. En longitud son 150 metros lineales de largo por 65 de ancho los que tiene la Plaza, sin contar con el estacionamiento.

Cuenta con arborización, la creación de espacios abiertos como: áreas de estacionamiento, un circuito de bicicletas, zona de juegos infantiles, un planetario, un anfiteatro, un área de café y otros espacios. Contiene 11 esculturas de personajes de la obra literaria “El Principito”, un asteroide, un domo, la escultura de dos conjuntos escultóricos “Manos Transparencia”.

El área incluye la escultura “La Rosa”, en honor a Consuelo Suncin, la salvadoreña que inspiro “El Principito”, quien fue la esposa del autor. Además cuenta la construcción de mosaico cerámico, una estructura domo, y otros elementos.

Es un recordatorio que siempre existe una eterna lucha entre el “príncipe” y el “principito”. Sin embargo, pese a esa lucha el ser humano debe mantener su propia “esencia” con un claro mensaje de que un servidor público debe estar siempre al lado de la honradez.



Suscríbete y recibe en tu correo electrónico las últimas noticias que acontecen en el portal de Gobierno Abierto