Salud solidaria para los compatriotas en territorio hondureño

Por Redacción | 25 de junio de 2017

La mayoría de la población que acude son mujeres y niños, pero son frecuentes las familias completas con un promedio de cinco hijos pequeños, quienes apenas superan los siete años.

1312 3

Muchos de ellos son salvadoreños que por razones del destino comparten una doble nacionalidad (salvadoreña-hondureña). Viven en El Zancudo, Yarula, departamento de La Paz, Honduras, a unos 19 kilómetros del punto fronterizo de Rancho Quemado, Perquín, Morazán.

Hasta este lugar -agreste, entre montañas y bajas temperaturas- llega el personal de las Unidades Móviles del Fondo Solidario para la Salud (Fosalud), conformado por un equipo multidisciplinario de 35 trabajadores de la salud.

Médicos, enfermeras, odontólogos, asistentes, personal que realiza tareas antidengue y encargados de farmacia brindan los servicios básicos de salud a una población con demandas urgentes de atención primaria.   

A estas familias las rodean muchas necesidades, sobre todo las relacionadas a la salud, y es por esta razón que cuando se programa una jornada médica y odontológica, los pobladores no dudan en acudir a la convocatoria que se hace a través del Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador, institución que coordina con los líderes comunales la logística de las jornadas médicas.

La mayoría de la población que acude son mujeres y niños, pero son frecuentes las familias completas con un promedio de 5 hijos pequeños, quienes apenas superan los siete años.

Son chicos inquietos que lucen sus mejillas rojas, no por sonrojos, sino por causa de dermatitis o quemaduras ocasionadas por el frio, muy normal en esta zona montañosa.

La última jornada, realizada el pasado 25 de mayo, comenzó muy temprano para dar más oportunidades a quienes madrugaron. Al final del día fueron 373 consultas médicas y 133 atenciones odontológicas las que se brindaron en ese exbolsón salvadoreño.

Entre las principales causas de consulta están las afecciones respiratorias agudas, reumatológicas, dermatosis y enfermedades gastrointestinales.

Los pobladores de la zona valoran mucho estas acciones del Gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén debido a que es de mucho beneficio recibir la atención médica, odontológica y el medicamento en un solo servicio.

Así lo dijo don José Ángel Benítez, uno de los líderes comunales de El Zancudo, “de no existir este tipo de iniciativa y si uno quisiera recibir la atención completa como la brindada por el personal de Fosalud tiene que viajar hasta Rancho Quemado o hasta Perquin, lo cual también implica una inversión económica en transporte y alimentación”, expresó.

Los habitantes de El Zancudo saben que una población es productiva si se encuentra sana y en esa medida se valora una atención de calidad, adecuada y oportuna: “Tenemos que estar sanitos para seguir sembrando”, expresó don Antonio Mendoza, otro lugareño que consultó por dolores artríticos,

“Todos debemos seguir con nuestras actividades para trabajar y comer hasta la próxima vez que vuelvan a venir”, expresó mientras acomodaba su bolsa con medicamentos.

Así regresa a la normalidad la vida de los habitantes de El Zancudo, quienes cada tres meses reciben la asistencia médica como parte de la atención que el Gobierno de El Salvador brinda a la población más vulnerable.



Suscríbete y recibe en tu correo electrónico las últimas noticias que acontecen en el portal de Gobierno Abierto