CISPES teme incremento de presupuesto militar de Estados Unidos para El Salvador

Por José Mejía | 24 de abril de 2019

El Comité en Solidaridad con el Pueblo de El Salvador (CISPES), organización norteamericana radicada en Washington, afirmó que el Gobierno de los Estados Unidos ha solicitado un aumento drástico en la financiación del Pentágono para el año fiscal 2020 al Comando Sur que opera en los países del Triángulo Norte y que de $38 millones subirá a $209 millones su presupuesto. De igual forma les preocupa el nombramiento de un agente de la CIA como nuevo embajador en El Salvador.

Compartir
Logo cispes

A CISPES y otras organizaciones defensoras de derechos humanos les preocupa que el pasado 28 de marzo, la exsecretaria del Departamento de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen anunciara la firma de un “acuerdo histórico” con los ministros de Seguridad de El Salvador, Honduras y Guatemala para “cortar la migración irregular desde la raíz”, un acuerdo cuyos críticos temen obligará a los países de Centroamérica a cooperar con la agenda antiinmigrantes de militarización de fronteras implementada por el presidente Donald Trump.

La organización norteamericana ve peligroso también la aprobación de Ron Johnson, como nuevo embajador en El Salvador (sustituto de Jean Manes) por parte del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de los Estados Unidos, que lo acerca un paso más a su nombramiento oficial a dicho cargo.

Johnson se jubiló como coronel del Ejército de los EE.UU. en 1998 y actualmente funge como enlace de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en el Comando Sur de los EE.UU. (SOUTHCOM, por sus siglas en inglés).

La organización de derechos humanos ven con recelo “la combinación de aumentar el presupuesto de SOUTHCOM y convertir a un agente de inteligencia en Embajador para El Salvador, especialmente dado el apoyo de la EE.UU, a la brutal represión del Estado durante la guerra civil de doce años que vivió el país (1980-1992) y ven paralelos a la agenda general del gobierno de Trump para América Central incrementar el papel del ejército en la región centroamericana".

“La combinación de aumentar el presupuesto de SOUTHCOM y convertir a un agente de la CIA en embajador también incrementa la probabilidad de otro gran aumento de la violencia en El Salvador, el cual ya es uno de los países más violentos del planeta. Al igual que con Mano Dura, Súper Mano Dura y otras políticas militares fallidas, dar prioridad a soluciones militares, así como agentes militares en El Salvador ha demostrado ser y sigue siendo catastrófico”, dijo Roberto Lovato, escritor y periodista independiente del San Francisco Writer´s Grotto.

Por su parte, Alexis Stoumbelis, Directora Ejecutiva de CISPES afirmó que “no escucharon mucho de Johnson durante su audiencia de confirmación que indicara que apoyaría los tipos de políticas que el gobierno salvadoreño ha implementado de forma lenta pero segura para mejorar las condiciones en el país como el aumento al salario mínimo o el apoyo a los programas de prevención de la violencia y de la reintegración. Una confirmación de Johnson podría resultar fácilmente en una mayor expansión de las mismas políticas de militarización que han devastado a la región”.