El Salvador también celebró el día de la diversidad sexual

Por Redacción | 01 de julio de 2013

En el marco del día internacional de la diversidad sexual, el pasado sábado se celebró en San Salvador una marcha en defensa de los derechos de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT). Cientos de personas exigieron el fin de la violencia contra esta comunidad y reivindicaron sus derechos como ciudadanos.

Compartir
Marchalgbt01

[caption id="attachment_23767" align="aligncenter" width="600"] Cientos de personas marcharon a favor de los derechos de la comunidad LGBTI. (Foto: Mauricio González)

“Sin igualdad no hay justicia”. Bajo ese lema, cientos de personas marcharon el sábado por la diversidad sexual en la capital. Desde la plaza del Salvador del Mundo hasta el céntrico Palacio Nacional, lesbianas, gays, bisexuales, y personas transexuales e intergénero (LGBTI) exigieron el fin de la discriminación y el reconocimiento de sus derechos como miembros cada vez más visibles de la sociedad.

Juan Carlos Ponce tiene 27 años y a los 15 decidió comunicar a su familia que era homosexual. Reconoce que al principio le costó mucho, pero ahora se siente totalmente respaldado por su entorno.

“La gente a veces te estereotipa, pero prácticamente si tú eres quien eres, original, y tienes una actitud positiva respecto a esto, que no te importe lo que digan las demás personas”, expresó minutos antes de portar una de las banderas multicolor que habitualmente se identifica con la comunidad LGBTI.

Muchos de los asistentes reconocían que se percibe una evolución positiva en el comportamiento de la ciudadanía con respecto a la diversidad sexual, aunque las actitudes fuertemente discriminatorias persisten de manera generalizada.

“Las instituciones nos han apoyado y han tocado puertas que se nos han abierto. No en ciertos aspectos, pero sí se mira que hay un poco de aceptación ya”, comentó Esnáider, que nació con genitales femeninos, pero se siente hombre.

Sin embargo, la homofobia sigue siendo uno de los mayores peligros para gays, lesbianas, bisexuales, transexuales y trabajadores del sexo. Algunas organizaciones hablan de más de 100 asesinatos por este motivo, aunque probablemente existen más que no se denunciaron. Por eso, uno de los reclamos en las pancartas de la manifestación rezaba: “No más muertes. Queremos vivir en paz”.

El hijo de Mirna era un adolescente cuando dijo en casa que era gay. “Fue difícil, pero me tuve que preparar con él desde que tenía 15 años. A medida que pasó el tiempo lo fui aceptando y queriendo y apoyándolo en todo. Incluso antes yo iba con él a este desfile”, cuenta la mujer.

Una vez que el joven falleció, ella se fue acercando cada vez más a una asociación que brinda asistencia a la comunidad homosexual. “Ahora que él no está, aquí ando, apoyando”, afirma. Considera fundamental la aceptación de la familia. “Cada vez que hay un desfile, hay más personas que salen del closet. […] Se necesita que los familiares y no solo los amigos los apoyen en este día. Pero debe ser todo el tiempo”, asegura.

[caption id="attachment_23779" align="alignright" width="232"] William Hernández, presidente de la Asociación Entreamigos. (Foto: Mauricio González)

William Hernández es presidente de la asociación Entre amigos, que desde 1994 se dedica a brindar asesoría legal, promover los servicios integrales de la salud y facilitar servicios educativos al Sistema Nacional de Salud. Dentro de éste, mantienen cuatro clínicas especiales (dos en San Salvador, una en San Miguel y una en Santa Ana).

Una de las actividades de Entre amigos consiste en formar a los trabajadores. “El próximo año vamos a tener esas clínicas especializadas a nivel nacional. Todo el personal que va a atender a la comunidad LGBT dentro del Sistema Nacional va a ser capacitada”, explicó William.

Por otro lado, consideró que el debate sobre este tema se va desprendiendo de elementos que ridiculizaban a esta comunidad y se integra cada vez con mayor frecuencia en la agenda mediática. No obstante, la discriminación contra la mujer también se nota en este aspecto, pues las lesbianas son a menudo aun menos visibilizadas que los hombres homosexuales. Esto las dota de mayor vulnerabilidad a la hora de denunciar abusos y discriminación.

Así ocurre también con las trabajadoras del sexo, según declaró Yanet del Carmen Cepeda, integrante de la asociación Orquídea del Mar, dedicada a repartir condones, impartir charlas sobre VIH/sida y estigmatización, entre otras actividades.

Cuando habla de las dificultades que encuentra en la sociedad, menciona los insultos y las vejaciones. “No tenemos necesidad de que nos traten de ese modo”. Sin embargo, “yo ahorita no tengo ningún inconveniente, porque siempre he apoyado y siempre me he dedicado a la actividad sexual”, manifestó.

[caption id="attachment_23774" align="aligncenter" width="600"] El sábado se celebró el día internacional de la diversidad sexual. (Foto: Mauricio González)
Avances y retos institucionales
El Presidente de la República, Mauricio Funes, recordó en su programa radial del pasado sábado que se ha puesto en marcha “un centro de llamadas para combatir la discriminación por orientación sexual  e identidad de género” (disponible en el número 131). Esta es una de las iniciativas integradas en la labor de la Secretaría de Inclusión Social, creada en marzo de 2010, en la que se incluyó una “Dirección de Diversidad Sexual, donde se han realizado importantes avances”, afirmó el mandatario.

Uno de ellos es la firma del Decreto 56, elaborado en 2010, que trata de eliminar la discriminación por motivos de género en los órganos del Ejecutivo. No obstante, los manifestantes reclamaron que dicho decreto se convirtiese en ley para que así afectase a todo el territorio nacional, en los ámbitos público y privado.

Precisamente, sobre la inclusión del tema de diversidad sexual en las políticas de la administración elegida tras los comicios del próximo año, el presidente de Entreamigos anunció que “esta marcha es el cierre del mes de junio, pero es el inicio de una nueva campaña que tiramos el mes de diciembre y enero, que se llama ‘Más de 100,000 personas no somos heterosexuales y nuestro voto cuenta’”.

Independientemente de las preferencias sexuales, ha de prevalecer la igualdad de derechos, deberes y oportunidades. “Los heterosexuales no se levantan y dicen: ‘soy heterosexual’. Los gays no tenemos por qué reafirmar nuestra orientación. Salir del closet no significa gritarlo, salir del closet significa asumirme, aceptarme y construir mi ciudadanía”, concluyó William Hernández.

[caption id="attachment_23773" align="aligncenter" width="600"] Los manifestantes también reclamaron el fin de los asesinatos por motivos de discriminación sexual. (Foto: Mauricio González)