El Salvador y Costa Rica lideran avance democrático en Centroamérica

Por José Mejía | 22 de marzo de 2012

Compartir
Ta ta esdemocracia 21052012

Escrito por DPA

El informe, que mide el proceso hacia la democracia y la economía de mercado en 128 países emergentes y en desarrollo entre enero de 2009 y enero de 2011, vuelve a dar a Costa Rica el mayor puntaje de la región en calidad democrática.

Costa Rica y El Salvador destacan por la situación de sus democracias en el Índice de Transformación elaborado por la fundación independiente Bertelsmann ( BTI ) y publicado hoy en Alemania.

El informe, que mide el proceso hacia la democracia y la economía de mercado en 128 países emergentes y en desarrollo entre enero de 2009 y enero de 2011, vuelve a dar a Costa Rica el mayor puntaje de la región en calidad democrática. El país o BTI ene 9,40 puntos (de un máximo de diez), los mismos que en el informe anterior publicado hace dos años, y es el segundo mejor valorado de toda América Latina, después de Uruguay (9,95 puntos).

"Los gobiernos del presidente Óscar Arias y desde 2010 la presidenta Laura Chinchilla combatieron la corrupción y expandieron la cooperación internacional gracias a la implementación del acuerdo de libre comercio entre Centroamérica y Estados Unidos", destaca el texto. El Salvador es el único país centroamericano que avanza 0,10 puntos y logra un puntaje de 7,45 puntos en el apartado de democracia.

"El gobierno de centro izquierda de Mauricio Funes logró un amplio grado de consenso con sus políticas sociales destinadas a atenuar los efectos de las políticas de libre mercado". También la calidad democrática en Panamá tiene una alta valoración de 7,90, aunque retrocede 0,20 puntos con respecto al informe de hace dos años. Aquí son "sobre todo las ambiciones de poder de los presidentes y el trato a las instituciones democráticas lo que lastra el desarrollo de la democracia".

El índice considera también que reformas como las del ex presidente Manuel Zelaya en Honduras y las de Daniel Ortega en Nicaragua "debilitan las instituciones políticas y en particular el Estado de derecho". Nicaragua cae así 0,15 puntos y queda en una valoración de 5,75, en la categoría de "democracias muy defectuosas".

En el caso de Honduras, el informe mejora su calificación en el apartado de gestión de gobierno, pero advierte de que la mejora "corre por cuenta exclusiva del gobierno de Porfirio Lobo, que tras la polarización del país bajo el gobierno de Zelaya, el posterior golpe de Estado y el controvertido gobierno de transición de Roberto Micheletti logró al menos volver a serenar la situación política".

Diferente es el caso de Guatemala, que cae 0,30 puntos hasta un 5,85, una de las peores notas de la región. Aquí el problema es "la fragilidad del Estado asociada a la violencia extrema de los cárteles de droga y el crimen organizado".