Falsedades, afirmaciones sin contexto y medias verdades de FUSADES y El Diario de Hoy sobre el empleo (Parte 1)

Por Marcos Rodríguez | 09 de abril de 2019

El Diario de Hoy publicó la semana pasada una seguidilla de artículos que están basados en una reciente publicación de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), los cuales contienen un conjunto de afirmaciones descontextualizadas, falsedades y medias verdades, que solo pretenden desprestigiar al gobierno saliente y presionar al entrante para despedir personal y propiciar una política de privatizaciones que siempre han aplicado los gobiernos conservadores del pasado.

Compartir
Srio rodr%c3%adguez
Marcos Rodríguez, secretario de Participación y Transparencia. (Foto: Transparencia Activa)

Ante esto, he escrito tres artículos de opinión en lo que desmonto estas afirmaciones con la máxima información documental y rendición de cuentas razonada tal como exige la trasparencia como política pública. 

Les comparto el primero de tres textos explicativos sobre el tema, que los he desglosado en tres afirmaciones.

 

AFIRMACION 1:

ES FALSO QUE DURANTE LOS ÚLTIMOS 10 AÑOS EL FMLN CONTRATÓ A 37 MIL PERSONAS QUE COMPLICAN AL ESTADO.

 

En primer lugar, como en todos los casos en los que se hacen comparaciones, hay que aclarar los números, la fuente y de acuerdo a qué parámetros se valora.

De acuerdo a los informes mensuales de empleo, expuestos públicamente en la página https://www.datos.gob.sv/ y que están sustentandas en las cotizaciones efectivas realizadas cada mes entre 2001 y 2018, desde 2009 --cuando asumió el primer gobierno del FMLN-- hasta diciembre de 2017, el empleo formal en El Salvador se ha incrementado en 165,221 puestos de trabajo.

Hay que reconocer que esto es insuficiente, de acuerdo a la demanda del mercado laboral en el que solo 1 de cada 3 trabajadores cuenta con empleo formal. Sin embargo, es también claramente superior a los 103,457 empleos formales creados en igual período, entre 2001 y 2009, cuando gobernó el partido asociado ideológicamente a El Diario de Hoy y a FUSADES.

Nuestros críticos podrían argumentar que los números absolutos crecen porque también crece la población y la economía, lo cual por cierto debieron tomar en cuenta al elaborar su informe. Pero aún haciendo esta comparación con datos relativos, encontráremos que mientras en 2009 se contaban con 16.5% puestos más de trabajo que los que había en 2001, en 2017 estos nuevos puestos laborales fueron también bastante superiores, alcanzando el 22.6%.

También podrían objetar que, en 2009, nos encontrábamos como país en medio de una dificultad producto de la crisis económica mundial y que, por lo tanto, la comparación no es justa. Sin embargo, si se aísla el efecto de la crisis internacional tomando como comparación los periodos 2001-2008 y 2010-2017, podemos observar una tendencia similar con una creación de empleos de 19,673, superior en el periodo de los gobiernos del FMLN.

Otra objeción que seguramente estarán pensando si leen esta nota, es que el aumento de puestos de empleo de 2009 a 2017 fue artificial, ya que presumirán que se generó en el sector público y no en lo que algunos llaman el "sector productivo", es decir la empresa privada. Más allá de nuestra discrepancia con ese concepto de que el sector público no es "productivo", lo cierto es que la realidad los contradice nuevamente.

Los datos nos dicen que entre en ocho años de gobiernos de ARENA (2001 a 2009) sólo se crearon solo 80,364 puestos de trabajo en el sector privado, mientras que, en los ocho años siguientes (2009 a 2017) se crearon 130,897 puestos de trabajo en el mismo sector. Esto indica que los gobiernos de izquierda no solo resultaron buenos para crear empleo público, sino que también en el sector privado se crearon 50 mil puestos más de trabajo.

Es cierto que en el sector público también se crearon más plazas cuando ha gobernado la izquierda que cuando gobernó la derecha: 34,324 (13%) contra 23,038 (18%). Pero más allá de la utilidad de estas 10 mil plazas de diferencia, lo cierto es que el peso del sector público en el total del empleo lejos de incrementarse ha ido disminuyendo. Así, mientras que en 2001 había 27.3 empleados públicos de cada 100 empleos formales, en 2009 eran 26.6 y en 2017 fueron 25.5. Es decir que el empleo creció ciertamente más en el sector privado que en el sector público, lo cual debería alegrarnos en una sociedad que no necesita menos, si no más empleo formal.

Creo que por ahora ya basta de números porque estos tienden a confundir al lector cuando son demasiados. En próximos artículos abordaré otras respuestas a las afirmaciones de El Diario de Hoy y FUSADES, como por ejemplo, cuáles son las plazas que se incrementaron durante los gobiernos de izquierda y los conservadores, así el compromiso que tienen estos puestos en las finanzas públicas.

Esta nota quiero cerrarla solo con tres razonamientos. El primero es, ¿qué hubiese pasado si estas plazas en el sector público no se hubieran incrementado?  La respuesta es que la calidad y cobertura de los servicios públicos habrían disminuido debido al natural incremento de la población que pasó entre 2009 y 2017. Por eso, en todos los países, salvo para nuestros críticos, no se analizan solo los datos absolutos, sino que se pone la mirada en cuál es el peso relativo del sector público en el empleo general tomando en cuenta el incremento poblacional y su creciente demanda por servicios públicos.

En términos de cantidad, es obvio que si no se hubiesen creado estas 34,324 plazas públicas de nada hubiera servido por ejemplo abrir nuevos hospitales como el de La Unión o instalar 400 ECOS en los municipios y cantones más pobres.  Salvo que lo que en realidad esté afirmando El Diario de Hoy es que buena parte del personal de salud, educación o seguridad no esté trabajando y que, por lo tanto, estas instalaciones se hubieran podido poner en funcionamiento con el personal sobrante. Afirmación temeraria que debería de fundamentarse mejor.

Por último, es interesante analizar cuál fue el razonamiento cuando las candidaturas presidenciales de ARENA ofrecieron 300 mil nuevos empleos en cinco años -60 mil al año- durante la campaña electoral y que tuvo el apoyo de este periódico y la fundación en cuestión. Si su idea era aplicar en general las mismas medidas que sus gobiernos implementaron entre 2001 y 2009, que produjeron 20 mil empleos anuales, tenemos que admitir que difícilmente podían esperar un crecimiento tres veces superior en el empleo formal. Y si encima de esto estaban pensando que el incremento se produciría solo en el sector privado, estamos aún peor, dado que este sector solo incrementó 10 mil empleos al año.

En nuestra próxima nota, seguiremos analizando con datos verdaderos y específicos cuáles fueron las plazas que se incrementaron en los gobiernos de izquierda de cara al costo-beneficio de la sociedad en general, y su comparación con las creadas en el periodo 2001-2008.