Gobierno inaugura Hospital Nacional de la Mujer como un regalo en el día de las madres

Por Redacción | 10 de mayo de 2014

El Presidente de la República, Mauricio Funes, inauguró hoy, cuando también se celebra el Día de la Madre, el Hospital Nacional de la Mujer, un moderno complejo de más de 30 mil metros cuadrados que se convierte en un estandarte de la prioridad que este gobierno ha dado a la salud de los más pobres y en un legado para las mujeres salvadoreñas.

Compartir
Mujer 1

“Queridas madres salvadoreñas. Este día les entregamos un centro hospitalario con  modernas salas de operaciones, 400 camas y cunas, y una equipada unidad de cuidados intensivos con capacidad para atender a 40 recién nacidos en condiciones graves”, expresó el gobernante en la ceremonia de inauguración de esta obra en la que se invirtieron $50,3 millones.

El jefe de Estado comparó que en el antiguo Hospital de Maternidad, infraestructura que funcionó 60 años y soportó los terremotos de 1965, 1986, y dos en 2001, se contaba con 6 quirófanos, mientras que instalaciones del ahora Hospital Nacional de la Mujer se contará con 10. Recalcó que también se duplicó el número de consultorios, pasando de 16 a 30.

“Antes teníamos un edificio de 18 mil metros cuadrados, ahora tenemos un moderno complejo de más de 30 mil metros cuadrados”, expresó el gobernante, al resaltar que el nuevo hospital “cuenta ya con sofisticados equipos para mamografía digital, rayos X y monitores de medición cardiovascular”.

“El sistema público contará, por primera vez, con un densitómetro, un aparato para medir la densidad mineral ósea en evaluaciones de osteoporosis. Además, contará con un sistema informático de última generación para el manejo de los expedientes clínicos en línea”, explicó el presidente Funes en compañía de la ministra de Salud, María Isabel Rodríguez, a quien agradeció su incansable labor por llevar adelante la Reforma de Salud.

El gobernante aprovecho el acto para enviar su mensaje de felicitación y reconocimiento a todas las madres de El Salvador, a quienes les entregó esta emblemática obra que dos gobiernos anteriores no pudieron realizar.

“Inaugurar esta obra me llena de profunda satisfacción porque con ella estamos atendiendo una de las mayores necesidades de las mujeres salvadoreñas: contar con un centro hospitalario de primer nivel. Este hospital será uno de los centros materno infantil más modernos y equipados de Centroamérica”, expresó.

El gobernante dijo que la construcción de este nuevo centro de atención no fue fácil, pues el antiguo  Hospital de Maternidad estuvo funcionando durante los últimos 14 años con un 30% de su infraestructura inhabilitada, lo que provocaba hacinamiento, mala atención y, por supuesto, las quejas justificadas de sus usuarias.

Recordó que cuando inició su gobierno se sabía de un préstamo de 30 millones que habían sido gestionado para la construcción del nuevo hospital, pero estos recursos “simplemente desaparecieron”.

“Cuando llegamos en 2009 apenas quedaba un millón. Ni siquiera había terreno donde construirlo. Al día de hoy aún no sabemos dónde han ido a parar los 29 millones restantes”, expresó el gobernante.

El jefe de Estado afirmó que se “realizó una investigación seria y la propia ministra denunció el caso ante el Ministerio Público”, sin embargo, “la justicia aún no ha sido aplicada a quienes se apropiaron de esos fondos. Esperamos finalmente que el sistema judicial pueda establecer quienes fueron los destinatarios de estos 29 millones de dólares que desaparecieron del erario público”, afirmó el mandatario.

“Mi gobierno vino a romper esos vicios del pasado, esa falta de voluntad política que dejó sin solventar las necesidades de los sectores más vulnerables. Así que nos tocó empezar de cero. Nos pusimos en marcha y destinamos esfuerzos financieros y humanos para hacer realidad este hospital”, remarcó el presidente Funes.

En cinco años este gobierno ha  hecho una inversión histórica en infraestructura y equipamiento del sistema de salud por más de 284 millones de dólares, a fin de garantizar un servicio digno, particularmente a los sectores más vulnerables.