Banco español pide perdón por malas gestiones

Por César Villalona | 12 de julio de 2012

Compartir
Ejecutivos de banco

Según una publicación del periódico El País, el Banco Novagalicia se convirtió en el primer banco español en pedir perdón a sus clientes por las consecuencias de malas gestiones anteriores, en un acto de rendición de cuentas que sienta un precedente sobre la transparencia en el sector privado.

En medio del descalabro y derrumbe de la economía española, el acto de perdón es un gesto de mucho valor para los clientes que veían incierto el futuro de sus inversiones en el banco español.

El presidente de Novagalicia Banco, José María Castellano, y el consejero delegado, César González-Bueno, pidieron públicamente perdón, “por lo que se hizo mal en la etapa anterior”, a través de anuncios publicitarios en la prensa esta semana.

Aclararon que la razón para pedir perdón no está motivada por su gestión al frente del banco, simplemente se ven “en la obligación” de hacerse cargo de lo que está ocurriendo.

Como muestra de transparencia en la gestión, los ejecutivos han revelado que la entidad ha pedido 6.000 millones de euros de ayuda pública, que cubren "con exceso" sus necesidades, y han afirmado que tienen la seguridad "absoluta" de que seguirán en solitario y que al banco no le espera una subasta a medio plazo.

De este modo han tranquilizado a sus clientes y rechazado la posibilidad de que Novagalicia vaya a ser liquidada, como propone la Unión Europea que se haga con entidades no viables o que sean objeto de una subasta posteriormente.

Los ejecutivos tomaron las riendas de la caja nacionalizada en septiembre de 2011, momento en que los ex directivos de Caixanova y Caixa Galicia saltaron del barco llevándose multimillonarias indemnizaciones, dejando la entidad arruinada.

El diario español continúa explicando que ahora creen que “los clientes de las cajas (bancos) merecen un reconocimiento de los errores (de los directivos), unas palabras de disculpa y el compromiso de buscar soluciones”.

Enseguida hacen lo que a nadie en nuestras realidades le pasa por la cabeza: “Pedimos perdón por el error de haber comercializado preferentes entre nuestros clientes particulares sin suficientes conocimientos financieros”.

Y continúan explicándole a sus clientes: “Estamos poniendo el máximo interés en resolver las situaciones injustas que crearon las preferentes y colaboramos con la justicia para solucionar los perjuicios derivados de la situación anterior”.

También pidieron perdón por las mencionadas indemnizaciones de los ex directivos y por las inversiones suicidas –las califican de “poco prudentes”— que se realizaron en el pasado.

Además, han afirmado que el banco "saneado" entrará en beneficios en 2013, según sus previsiones.

“Estas disculpas no son sólo palabras para mejorar el estado de ánimo de muchas familias, son una responsabilidad. Garantizamos que no volverá a ocurrir nada semejante”.

Castellano y González Bueno realizan así un gesto para contener la ola de indignación de los clientes a los que se les colocaron productos tóxicos sin liquidez, entre los que hay analfabetos que firmaron con la huella dactilar, discapacitados y menores.

La nota del periódico afirma que en España ser banquero y pedir perdón a los clientes eran condiciones incompatibles, como el agua y el aceite, era casi imposible encontrar arrepentimiento en las reflexiones de altos ejecutivos, hasta conocer esta experiencia.

Ver el link completo de la nota: http://economia.elpais.com/economia/2012/07/11/actualidad/1342036685_431150.html