Experto en transparencia: Corte Suprema “tiene todavía una cultura bastante autoritaria y cerrada”

Por José Mejía | 17 de enero de 2019

Uno de los pioneros en tema de transparencia, Jaime López, fue observador en el proceso de selección de los candidatos que se están postulando a Comisionados del Instituto de Acceso a la Información Pública y, en sus valoraciones, consideró que tanto la institucionalidad como la Ley de Acceso a la Información Püblica deben hacer transformaciones en el sistema judicial, reacio hasta el momento a facilitar la información que se solicita.

Compartir
Img 9170
(Foto: José Mejía)

López señala que si lo vemos comparativamente, “venimos de una época en la que todo era cerrado, secreto y los ciudadanos no tenían ninguna garantía que siquiera una carta se respondiera. Ahora un ciudadano puede activar por cuenta propia los mecanismos de la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP) y en muchos casos eso ha ayudado no solo a que el ciudadano proteja sus derechos sino para que también las instituciones mejoren sus procesos”.

Sobre las competencias jurisdiccionales que se generan entre la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), López también señaló que “hasta ahora, si se hace un balance de las intervenciones en temas de acceso a la información pública de la Corte Suprema de Justicia el balance es negativo, ya que no es que no haya derecho de ir al Contencioso Administrativo (ante una resolución adversa del IAIP), pero si el caso se va a tardar hasta 2 años en resolverse, la información pierde valor” y al final la institucionalidad le niega el derecho al ciudadano.

Recuerda que la Sala de lo Constitucional y el Pleno de la CSJ han emitido resoluciones que introducen obstáculos en el acceso a la información pública. “Definitivamente la CSJ debería ser más progresista en este ámbito y respetar la independencia del Instituto”, afirmó López.

Para el investigador, no es que no se pueda hacer uso de los recursos jurídicos disponibles, pero si son resueltos de forma expedita para conservar el principal valor de la información.

Según López, “con la CSJ se tiene que redoblar esfuerzos por mejorar, ya que tiene todavía una cultura bastante autoritaria y cerrada, es de las instituciones más demandadas en el Instituto y ha emitido resoluciones para limitar el acceso a la información, incluso para proteger sus mismas decisiones, pero eso se transformará dependiendo de cómo los ciudadanos hagan uso de la Ley en el día a día”.

López trajo a cuenta que hubo una reforma a la LAIP en la Asamblea Legislativa e incluso la Corte Suprema de Justicia hizo resoluciones que reformaron el derecho de acceso a la información pública, “entonces lo importante no es que si hay suficiente institucionalidad sino que si en el día a día ocupamos la Ley, ya que la ventaja de esta ley es que quienes la activan son los ciudadanos”.

“En la medida que los ciudadanos estén presentando solicitudes, apelaciones, denuncias, es lo que dará la verdadera garantía de que la reforma se debe sostener”, aseveró López.

Según el investigador, se debe avanzar y fortalecer al IAIP, ya que es una institución demasiado pequeña y con recursos muy limitados. También se necesita hacer más uso de la tecnología y avanzar con las municipalidades, transparentar la información de los privados que reciben o manejan fondos públicos -algo aún sin tocar- y también la protección de datos personales como principales desafíos.

Si bien es cierto la institucionalidad creada con la vigencia de la LAIP y la conciencia ciudadana no garantizan por sí solas la continuidad y fortalecimiento de este derecho, López considera que “garantías absolutas no hay. En otros países a pesar de que ha habido progresos, también ha habido retrocesos severos y en El Salvador ya han existido intentos por dar marcha atrás en reformas como esta”.

Sobre la elección de la segunda generación de Comisionados y que el proceso sea abierto afirmó que “el acceso a la información ha sido la reforma más efectiva en El Salvador, en primer lugar, porque se hizo una buena ley y también porque los ciudadanos la utilizan”.

Agregó que aunque la decisión de elegir a los Comisionados la tiene el Presidente de la República, es bueno que los candidatos expongan sus ideas porque al final es ante los ciudadanos que tendrán que rendir cuentas.

Concluyó valorando que se ha tenido Comisionados en el Instituto que han tenido criterios bastante progresistas y el reto es seguirlos manteniendo.