Observadores internacionales preocupados por influencia de gobierno estadounidense en proceso de elecciones salvadoreño

Por José Mejía | 31 de enero de 2019

Ciudadanos y miembros de las organizaciones CARECEN-LA, el Centro de Recursos Centroamericano - Los Ángeles, el Comité en Solidaridad con El Pueblo de El Salvador (CISPES) y el National Lawyers Guild, (Gremio Nacional de Abogados Progresistas) piden al gobierno estadounidense neutralidad frente a los resultados del proceso electoral salvadoreño y abstenerse de infundar miedo con represalias hacia la comunidad salvadoreña en Estados Unidos.

Compartir
Imag1324
(Foto: José Mejía)

La misión de monitoreo del proceso electoral que da seguimiento al proceso de elección salvadoreño antes, durante y después del domingo 3 de febrero explicaron que están en el país para vigilar el desempeño transparente de las instituciones del Estado y del aparato electoral, así como su apego a las leyes salvadoreñas y a la Constitución de la República.

El grupo de observadores conformado en su mayoría por residentes, ciudadanos y ciudadanas estadounidenses, dijo que han estado atentos a las declaraciones emitidas por representantes del gobierno de los Estados Unidos para prevenir y denunciar cualquier injerencia indebida.

Yesenia Portillo de CISPES señaló que como ciudadanos y residentes norteamericanos, todavía les preocupa la influencia del gobierno estadounidense en el proceso soberano democrático salvadoreño. “Hemos observado una tendencia perturbante de intromisión por parte de la Embajadora de Estados Unidos, quien ha buscado imponerse en decisiones políticas internas del país. En los meses anteriores a la elección del Fiscal General de la República, por ejemplo, la Embajadora dio a conocer públicamente su apoyo a un candidato en particular, tema que claramente pertenece a la Asamblea Legislativa de El Salvador”, observó Portillo.

Alexis Stoumbelis, también de CISPES expresó su indignación por las declaraciones de funcionarios norteamericanos como el Presidente Trump y el Senador Marco Rubio quienes, en los últimos meses, han amenazado con cortar la cooperación estadounidense a El Salvador. “Rechazamos esta clase de agresión y amenaza al pueblo salvadoreño. Reconocemos que, en un contexto preelectoral, tales declaraciones pueean impactar el proceso democrático de manera totalmente indebida”, afirmó Stoumbelis.

Anunciaron que debido a estas acciones, representantes del Congreso están abordando estas preocupaciones de manera directa con el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Hasta hoy, 39 senadores del Congreso de Estados Unidos han firmado una carta al Secretario de Estado Mike Pompeo, exigiendo una postura pública de neutralidad frente los comicios presidenciales en El Salvador. La carta, que fue liderada por los representantes Raúl Grijalva de Arizona, José Serrano de Nueva York, y Don Beyer de Virginia, pide que “el compromiso duradero de los Estados Unidos con El Salvador no dependa de quién gane las elecciones. La habilidad del pueblo salvadoreño de ejercer su sufragio libre de miedo de represalias estadounidenses ha sido esencial para la consolidación de su democracia”, señalaron.

Según la carta enviada al Departamento de Estado estadounidense y con respecto a las declaraciones del Presidente Trump y el Senador Rubio, los Congresistas valoraron: “Con campañas presidenciales en plena marcha, estamos preocupados que estas u otras amenazas similares le darán al pueblo salvadoreño una impresión falsa que el futuro de nuestras relaciones binacionales está en riesgo, impidiendo su habilidad de elegir libremente a un gobierno que ellos prefieren.”

Los miembros de las organizaciones norteamericanas respaldan la acción del grupo de congresistas estadounidenses que firmaron la carta dirigida al funcionario máximo del Departamento del Estado, Secretario Mike Pompeo, y exigieron que el gobierno de los Estados Unidos se declare neutro frente las elecciones salvadoreñas, y que respete el voto soberano del pueblo salvadoreño.  

Xochilt Sánchez de CARECEN-LA rememoró que décadas de intervenciones neoliberales en Centroamérica han producido violencia, corrupción y abusos contra los derechos humanos que continúan desestabilizando la región. Esta crisis continúa, visibilizada ahora por el éxodo masivo de refugiados de Honduras y El Salvador.

Sánchez denunció la injerencia constante del gobierno de los EE. UU en la región, y exigió neutralidad por parte del gobierno de Trump para asegurar una elección justa y libre.

CARECEN-LA, aseguró, está comprometida con el derecho de todos los salvadoreños de vivir su vida con dignidad, en su país de origen, mientras buscan asilo en Tijuana, y también como migrantes en los Estados Unidos. “Nos inspira la feroz organización del pueblo salvadoreño y su voluntad de construir una nación libre”, afirmó Sánchez.