Presidente de Asamblea, ministro de Seguridad y Fiscalía lamentan decisión del juez Levis Orellana

Por Marcos Rodríguez | 05 de septiembre de 2014

El presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes; el ministro de Seguridad, Benito Lara, la Fiscalía General de la República y diputados de diferentes partidos políticos lamentaron la decisión del juez Primero de Instrucción, Levis Italmir Orellana, de enviar al expresidente Francisco Flores a su lugar de residencia en arresto domiciliario, mientras se desarrolla la fase de instrucción.

Compartir
Trioo

Diferentes funcionarios de los distintos órganos de Estado lamentaron la decisión del juez Primero de Instrucción, Levis Italmir Orellana, de ordenar el arresto domiciliar contra el expresidente de la República, Francisco Flores, procesado por delitos de corrupción en el manejo de millonarios donativos de Taiwán.

“¿Qué negociaciones pueden estar detrás de esta presencia ante los tribunales del hombre más buscado de El Salvador?”, cuestionó el presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, refiriéndose a la comparecencia del exgobernante ante el juez Orellana, quien decidió que guarde prisión en su casa.

Reyes expresó que “el sistema de justicia se está jugando toda su credibilidad ante el pueblo salvadoreño en este caso, esta medida no se la daría a alguien que se robó una gallina, se confirma el arresto domiciliar, se confirma el temor de los salvadoreños de arreglos bajo la mesa en el proceso".

“Monseñor Romero tenía razón, la justicia es como una serpiente, solo pica los pies del descalzos, porque a  Flores el juez lo manda a su casa. Todo apuntaría a que habría negociaciones extrajudiciales”, afirmó Reyes.

Minutos después de culminada la audiencia especial contra el exmandatario, el ministro de Justicia y Seguridad, Benito Lara, lamentó la resolución.

“Lamentamos que el juzgado haya decidido darle arresto domiciliar al expresidente Flores, en caso hubiese implicados en ocultar al expresidente Flores. Debería de estar en un recinto policial”, dijo Lara.

El vicepresidente de la Asamblea Legislativa, Guillermo Gallegos, cuestionó la decisión del juez y pidió que “para estar seguros que Francisco Flores no huya nuevamente deben apresarlo y trasladarlo a un centro penal inmediatamente”.

“Flores se muestra sonriente como burlándose del pueblo salvadoreño. Ojo debemos estar alerta, no podemos permitir que quede en libertad. Está cansado de andar huyendo o ha hecho un arreglo con las autoridades, lo cuál sería nefasto para nuestra justicia”, agregó Gallegos.

La diputada Jacqueline Rivera afirmó que “es inaudito que le hayan dado arresto domiciliar a un delincuente de cuello blanco, a él le debe de caer todo el peso de la ley”, expresó. Su colega Antonio Echeverría anunció que pedirán a la Fiscalía General de la República y a la Policía intervenir teléfonos de Francisco Flores.

El fiscal del caso, Tobías Menjívar, manifestó que la Fiscalía había pedido la detención, pero no el arresto domiciliario.

“Vamos a analizar los elementos que tomó el señor juez”, dijo y afirmó que “no” fue la decisión más acertada la de Orellana.

Las organizaciones de la sociedad civil cuestionaron la decisión judicial de decretar arresto domiciliar a Flores “puesto que había estado prófugo de la justicia durante más de cinco meses”.

“Qué pena tener jueces como el que hoy se hizo el mareado con los cinco meses que Flores estuvo huyendo de la justicia y simplemente dijo que no hay peligro de fuga porque el llego solito hasta el tribunal, esto es un circo”, señaló la abogada de FESPAD, Bertha María Deleón.