"Una de las garantías para la democracia es la pluralidad en los medios"

Por Redacción | 11 de abril de 2013

Recientemente tuvo lugar un foro sobre libertad de expresión y el derecho a la información. Los ponentes coincidieron en la necesidad de mayor pluralidad informativa, democratización de los medios de comunicación y profundizar en el derecho de rectificación y respuesta. Destacaron que antes era impensable obtener información del Estado..

Compartir
Captura ponencia

[caption id="attachment_19392" align="aligncenter" width="600"] El pasado viernes se celebró un foro sobre libertad de expresión y acceso a la información en el que participaron periodistas y otros miembros de la sociedad civil.

Recientemente tuvo lugar un foro sobre la libertad de expresión y derecho a la información, donde diferentes ponentes expresaron su visión referente a la temática.

Entre los ponentes que participaron en este foro organizado por Diálogo de País estuvieron José Luis Benítez, presidente de la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES); Leonel Herrera, director ejecutivo de la Asociación de Radios y Programas Participativos de El Salvador (ARPAS) y Gerardo Alegría, de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH).

Hace más de un año entró en vigencia la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP), que se ha implementado desde la Subsecretaría de Transparencia y Anticorrupción con amplio apoyo de otras instituciones y organizaciones de la sociedad civil. Sin embargo, los ponentes indicaron que aún hace falta una ley de rectificación y respuesta. “Antes era impensable que las instituciones públicas estuvieran obligadas a dar información a la ciudadanía”, afirmó José Luis Benítez.

"La LAIP provee mecanismos de protección y seguridad a los periodistas. Sin embargo, hace falta establecer el derecho a respuesta de los ciudadanos, una ley de espectáculos públicos y pluralidad de medios públicos, privados y comunitarios", expresó el director de la APES.

Para Gerardo Alegría, el Estado debe ser garante de la libertad de expresión y acceso a la información, pero también proponer los mecanismos para que este derecho se cumpla.

Alegría señaló que la población recibe una información sesgada desde el interés de ciertos sectores que controlan los medios de comunicación y establecen la agenda de lo que consideran o no noticia. Agregó que “los medios de comunicación deben someterse a control, no son un poder absoluto intocable y este control debe ser ejercido por los radioescuchas y televidentes”.

Leonel Herrera, de ARPAS, expresó que "una de las garantías para la democracia es la pluralidad y la diversidad en los medios de comunicación y no la “mediocracia”, que ejerce un rol negativo o perverso en la sociedad, que intentan sustituir a los partidos políticos e imponen la agenda.

Herrera propone tres aspectos que deben ser considerados: la democratización de los medios, democratización del modelo de medios y la democratización de todo el espectro radioeléctrico.

“Al pensar una propuesta de gobierno, se debe de pensar en acceso a la información, a la tecnología, promoción de los derechos públicos y comunitarios, distribución equitativa de la publicidad estatal, el fortalecimiento del gremio periodístico y reformas a la Ley de telecomunicaciones”, puntualizó el director de ARPAS.

Un informe de 2012 de la organización Reporteros Sin Fronteras ubicó a El Salvador en la posición número 38 de los 177 países del mundo. Este es un lugar envidiable si se compara con otros países como Honduras y Panamá, en los que la libertad de expresión se ve limitada.

Cabe señalar que la posición de El Salvador tiene un lugar importante a escala mundial. Este informe no mide la calidad del periodismo, sino las condiciones generales en que éste se desarrolla, según lo explicó Benítez.