UNESCO: discursos de odio, misoginia, noticias falsas amenazan libertad de expresión y ejercicio del periodismo

Por José Mejía | 18 de febrero de 2019

UNESCO publicó el informe “Tendencias mundiales en libertad de expresión y desarrollo de los medios: Informe Regional 2017-2018 América Latina y el Caribe” señalando grandes brechas en acceso a la información entre ricos y pobres, concentración en medios radiales a pesar de la digitalización, la criminalización del oficio del periodismo, así como el cambio de paradigma comunicacional que han planteado las plataformas digitales.

Compartir
Unesco logo
(Logo: UNESCO)

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) señala en su nuevo informe diversos avances y desafíos en Latinoamérica en temas de pluralismo, libertad de expresión y seguridad de los periodistas.

En términos legales, el documento reconoce que en Latinoamérica y el Caribe existen marcos regulatorios que protegen la libertad de expresión, pero en la realidad su implementación no siempre se ejecuta de manera prolija.

La información fue recolectada luego de analizar 33 países y, entre los puntos a resaltar, se encuentra la desigualdad para acceder a la información entre los más ricos y los más pobres, aunque se destaca que entre 2013 y 2017 hubo un incremento de 17% de usuarios de internet.

La tendencia dominante más importante para esta región ha sido el crecimiento del acceso a contenidos de medios digitales por parte de millones de habitantes, lo que ha traído consecuencias para la radiodifusión y los medios de noticias tradicionales y también sobre las agendas de las autoridades nacionales de regulación de las comunicaciones y los ciudadanos, que dependen cada vez más de las plataformas de Internet para cubrir su necesidad de noticias y comunicación.

Desde la perspectiva de los marcos regulatorios y de políticas, los cambios políticos que han tenido lugar en algunos países también han afectado el discurso y la práctica democratizadora de los medios, lo que también ha impactado sobre los mecanismos de fijación de agendas, la cobertura de noticias, la regulación de la propiedad cruzada de los medios y los flujos de publicidad estatal.

La inseguridad y la autocensura de los medios en América Latina y el Caribe se han profundizado desde 2012 hasta la actualidad debido a la escalada de violencia contra los periodistas, el acoso legal y el trato crecientemente hostil de los medios privados e independientes por parte de los líderes políticos de algunos países.

En términos de seguridad, la región es peligrosa para los periodistas, dado que la cantidad de asesinatos de periodistas que registra es la segunda más alta del mundo.

También las tasas de impunidad son elevadas en la región y los ataques no físicos han aumentado. Si bien las mujeres periodistas continúan siendo vulnerables a las amenazas físicas, tanto por acoso sexual de sus colegas como por ser destinatarias de amenazas o acoso debido a su labor, en los últimos años han aumentado los casos de acoso en línea de mujeres periodistas.

Este cambio paradigmático también ha afectado a los medios de comunicación, los que han tenido que poner mayor énfasis en las plataformas digitales. Sin embargo, la televisión aún sigue siendo el medio preferido por la audiencia para informarse.

El aumento del acceso a Internet en la región, en particular en servicios de banda ancha móvil, ha estimulado la producción y consumo de contenidos en plataformas de medios digitales y en línea. Así, también han mejorado los niveles de penetración, asequibilidad y calidad de los servicios de Internet. Sin embargo, en la región existen amplias disparidades en el acceso a Internet en función del estatus económico de los usuarios y de la zona de residencia (rural/urbana). 

Los últimos debates acerca de los marcos regulatorios abordan el escenario de la convergencia y los riesgos de la concentración de la propiedad de los medios para la libertad de expresión y el pluralismo. La digitalización de la televisión es una clara tendencia, aunque con diferentes niveles de progreso e implementación según cada país.

Han surgido dificultades a la hora de asignar espectro electromagnético de manera eficiente y en cuanto a la coordinación temporal de su implementación. Persiste también la tendencia a la concentración de la propiedad cruzada de los servicios de medios y de telecomunicaciones, a pesar de los intentos de evitar estos procesos a través de la regulación del sector.

Los sectores tradicionales de la radiodifusión y la prensa escrita están migrando hacia las plataformas digitales y, en muchos casos, complementan sus productos tradicionales con otros servicios ofrecidos en el mundo digital (móvil y fijo). Esto incluye una mayor presencia en diferentes redes sociales, aunque el acceso al contenido en línea de estos sectores puede incluir ciertas restricciones (abonos o identificación de los usuarios).

Tanto el sector de la radiodifusión como la prensa escrita hoy enfrentan crecientes dificultades para mantener sus modelos de negocios tradicionales, principalmente basados en los ingresos provenientes de la publicidad, debido a que el modelo de publicidad basado en los datos se encuentra en crecimiento.

El informe hace un llamado a los operadores a aumentar el pluralismo en el espectro radial, algo que todavía no se logra ya que los espacios generados por la digitalización se están entregando a los mismos operadores que han existido siempre.

Los derechos de autor, las leyes de difamación y los discursos que incitan al odio han sido motivos utilizados como razones para llevar a la cárcel a usuarios y periodistas que participan en medios digitales, lo que genera un modo de censura.

La violencia que se vive en la región ha puesto en jaque la seguridad de los periodistas, uno de los principales desafíos que se vive en el continente. Entre 2012 y 2017 fueron asesinados 125 periodistas en América Latina y el Caribe. Esto se suma a la impunidad que gozan la mayoría de los culpables de estos actos, ya que hasta ahora un 89% de los casos no han sido resueltos.

Vea el informe completo de UNESCO en el siguiente vínculo: https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000366564